Descartan que el Gobierno intervenga el mercado de carne vacuna

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, aseguró que hay preocupación por el precio de la carne en los mostradores, pero descartó una intervención.

El gobierno nacional está preocupado por el precio de la carne vacuna en los mostradores de las carnicerías, en medio de la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus.

Así se lo manifestó el titular de la cartera agropecuaria al presidente de Confederaciones Rurales Argentinas.

Ocurre que en las últimas semanas se registraron importantes incrementos en los valores de la hacienda en el Mercado de Liniers, más allá que hubo un descenso en las cotizaciones de ayer.

El gobierno a través del ministro de Agricultura descartó una intervención en el mercado de la carne, según comentó el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Jorge Chemes.

Desde la cartera agropecuaria pidieron a los integrantes de la comercialización encontrar un nivel de precios que no tenga un efecto en los mostradores de las carnicerías.

Según lo que comunicó Chemes a los demás integrantes de la Mesa de Enlace, «el ministro Luis Basterra reafirmó que el Gobierno no tiene ningún tipo de intención de intervenir en el mercado de la carne vacuna”.

Todavía está muy latente entre los productores y dirigentes del campo, el efecto negativo que generó en el sector las trabas a la comercialización de carne vacuna durante el kirchnerismo, con bajas significativas en la producción y exportaciones, y menores ingresos para el sector.

La alarma se encendió en los despachos oficiales cuando durante la segunda semana del presente mes, la comercialización de la hacienda en el Mercado de Liniers registró fuertes incrementos superando los 110 pesos por kilo en las categorías que están ligadas al consumo.

Los especialistas argumentaron que los precios subieron por varios factores, entre los que se encuentran, la mayor demanda de carne por parte de los consumidores ante la cuarentena obligatoria.

Según ellos, a eso se le sumó las precipitaciones de los últimos días en varias zonas productivas del país y el cese de comercialización de granos y hacienda que un sector de la Mesa de Enlace realizó en rechazo al aumento de las retenciones a la soja.

En la operatoria última operatoria en el Mercado de Liniers, se registraron bajas de hasta un 3% en los precios de la hacienda liviana, con máximos corrientes para el consumo de 110 pesos, cuyo precio el pasado viernes se ubicó en valores de 114 peso