«El campo pide que se trate la Ley de Fomento Agroindustrial»

En el día de ayer el presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de Argentina y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-Cec), Gustavo Idígoras, afirmó que la sequía impactó doblemente en los cultivos, principalmente en el trigo y en el maíz,
El presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de Argentina y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-Cec), Gustavo Idígoras, afirmó que la sequía «impactó doblemente» en los cultivos, principalmente en el trigo y en el maíz, al tiempo que reiteró su reclamo para que se aprueba el proyecto de Ley de Fomento al Desarrollo Agroindustrial.
En este sentido, explicó: «Si bien se venían acumulando reducción y caída de producción y de rendimiento, este año impactó doblemente en los cultivos» primero en el caso del trigo, «donde bajamos de más de 12 millones de toneladas de exportación a alrededor de 4 millones», precisó.

A este primer factor, se le agregó que «el maíz también empezó a afectarse», porque durante de octubre y noviembre, «no hubo agua alguna y por lo tanto no había condiciones para sembrar».

También mencionó que «las pocas lluvias que tuvimos en estas últimas semanas no está ayudando a cubrir los perfiles de cultivo de la soja a nivel suficiente, lo que lleva a que los cultivos sean menores o que en algunos casos no se produzca», se explayó.

En cuanto al trigo, Idígoras afirmó que «el Gobierno actuó rápido y consensuó (para que haya para el abastecimiento interno) con los distintos eslabones de la cadena allá por noviembre, cuando la campaña estaba perdida en términos de volumen de exportación».

«Eso ayudó bastante a que el precio del trigo en el mercado interno no se dispare a los valores que podrían haber sucedido en cualquier otro momento de sequía, dijo Idógoras; no obstante, señaló que «hay una fuerte reducción de más de 8 millones de toneladas de volumen de exportación».

Por otra parte, Idígoras reiteró su pedido por la Ley de Fomento al Desarrollo Agroindustrial, la cual -sostuvo- «ayudaría a mitigar estos impactos, sobre todo los ganaderos porque el productor dejaría de pagar Ganancias mientras cría a los animales y lo haría en el momento de la venta, con lo cual, este año no se vería afectado y sería un enorme alivio».

De igual manera, se beneficiarían las inversiones de riego, para lo cual «hoy no hay ningún beneficio fiscal y se hubiera reducido el impacto de las sequías», subrayó.

Fuente: Agritotal