«El cordero una opción ideal para tu mesa»

La carne ovina está en el grupo de las carnes rojas y luce características específicas, ya que procede de animales criados y alimentados sobre pasturas naturales. En este terreno al animal provee de una carne con propiedades únicas siendo refinadas a jugosas con una suave textura.
De un mayor consumo es la carne de cordero, teniendo así una buena preferencia, es un ovino menor de un año de edad, que se obtiene una res que oscila entre los 9 y 15 kg de peso. Las demás categorías –borrego, oveja, capón y carnero– también son comercializables y aportan excelentes productos.
En la actualidad, la cría de ovinos para la obtención de carne se encuentra en la región patagónica como la de mayor producción de carne ovina en la República Argentina.

Beneficios nutricionales de la Carne de Cordero
Tiene proteínas de alto valor biológico que aporta todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede sintetizar, ayudando a la formación y reparación de tejidos y hormonas.

Esta carne aporta una buena relación de grasas mono y poliinsaturadas entre las cuales se encuentran los ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6, que ayudan a prevenir problemas cardíacos, hipertensión y controlar el nivel de colesterol en sangre. La carne de cordero criado bajo el sistema pastoril comparado con el criado bajo sistemas intensivos, resulta más magra y tiene un menor aporte de grasas saturadas y de colesterol.

Aporta vitamina E que actúa como protección frente a diversos agentes químicos y beta-caroteno necesario para el crecimiento, la reproducción, el desarrollo fetal y la respuesta inmune, y propiedades beneficiosas para la piel. Otras vitaminas presentes son la B6 que influye en desarrollo cerebral durante el embarazo, la infancia y colabora con la producción de anticuerpos, y la B12 que ayuda en la formación de glóbulos rojos, y en el buen funcionamiento de las neuronas.
Entre los más importantes se encuentra el hierro, indispensable para la formación de glóbulos rojos, y el zinc para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. También aporta potasio y fósforo.

Controles Sanitarios a nivel nacional
En la Argentina, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) controla, habilita, fiscaliza e inspecciona las plantas frigoríficas que procesan carne ovina para exportación y/o tránsito federal. Hasta el día de la fecha se encuentran habilitados 102 plantas de proceso de faena. De las cuales el 60% de la faena da en 4 plantas con capacidad de ciclo II (trozado). Está dividido en 42 frigoríficos con habilitación nacional, donde se puede transitar de un territorio provincial a otro. Y para la exportación está sujeto a los permisos obtenidos por el país de origen. También existen 46 plantas habilitadas en forma provincial y el resto de los 14 frigoríficos es a nivel municipal.
Además, el SENASA hace cumplir la normativa destinada al control de las condiciones higiénico-sanitarias dentro de los frigoríficos y la elaboración de alimentos para su consumo.
El servicio sanitario garantiza que los establecimientos cumplan con las normativas vigentes en cuanto a infraestructura, equipamiento y procesamiento del producto, generando alimentos inocuos en resguardo de la salud pública.

Cortes disponibles
Costilla. Paleta. Pierna
*Existen numerosos cortes adicionales formalizados según el nomenclador de cortes y menudencias ovinas y por el momento no hay oferta de los mismos por la poca existencia de trozados alternativos en la cadena

Para su adecuado consumo se recomienda:
La carne debe presentar un tono rosado y con grasa firme. El olor debe ser fresco y agradable.
Una pieza de cordero crudo se puede conservar durante 3 días en la heladera o hasta 6 meses en el freezer.
Si es carne picada de cordero debe consumirse rápidamente porque se deteriora con facilidad o conservarla en el freezer.

Fuente: MAGyP / SENASA

«Rack of lamb, with mustard and garlic sauce.Please see my lamb meals lightbox:»