El flete aflojó en junio, pero esperan que vuelva a saltar en julio

Un trabajo técnico de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) indica que se frenó la tendencia alcista en los costos de transportar mercaderías. Dicen que cuando se compute el último aumento del combustible volvería a subir con fuerza.
En junio, los costos de transportar mercadería por camión ascendieron un 0.56%, un margen muy estrecho de acuerdo con el comportamiento de los meses anteriores. El menor impacto en los costos se debió a la baja del dólar y de las tasas de interés. Pero en julio, con el aumento ya concretado del combustible, se prevé una suba del orden del 4%, indicó el último Índice de Costos del Transporte elaborado por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC).

Tras varios meses de suba, en junio el autotransporte de cargas volvió a sufrir el incremento de los costos pero de solamente el 0.56%, como consecuencia del descenso del dólar y de las tasas de interés. No obstante, en el primer semestre de 2019 el aumento acumulado es de 18.32%.

La realidad de la actividad no da tregua a la preocupación, ya que, con el aumento de salarios de julio del 11.5 % que impacta en el rubro Personal y el nuevo incremento de combustible, el séptimo mes del año evidenciará una suba de por lo menos 4 puntos del Índice. Esta cifra implicará un aumento acumulado mayor al 23% en los siete meses del 2019, en un contexto de alta inflación minorista y mayorista.
El estudio, realizado por el Departamento de Estudios Económicos y Costos de FADEEAC, mide 11 rubros que impactan directamente en los costos de las empresas de transporte de cargas de todo el país, y es referencia en buena medida para la fijación o ajuste de las tarifas del sector.

En junio, en un marco macroeconómico de descenso visible del dólar (-5%) y de las tasas de interés domésticas (- 7%), se verificaron aumentos destacados en seguros (+5%) y neumáticos (+4,2%), en tanto que el combustible (+1,54%) evidenció una menor suba en los primeros días del mes. Cabe destacar que el aumento trimestral programado en el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) fue postergado para julio, donde hasta el momento tampoco fue aplicado en su totalidad.

En el primer semestre de 2019 el aumento del gas-oil alcanza el 16 % y con la proyección de julio tiene un piso de 18 %, el acumulado de los últimos doce meses se incrementa por encima del 75 %, en tanto que desde la desregulación del mercado de hidrocarburos desde el 1º de octubre de 2017, la suba sobrepasa el 130 %. Esta situación afecta el funcionamiento del sector en todo el país.