EXPORTACION DE GANADO EN PIE: Una puerta más de conexión al mundo

Las razones por las cuales un país decide originar ganado en pie para su posterior industrialización suelen ser variadas, desde cuestiones religiosas y culturales que llevan a preservar ciertas prácticas de sacrificio,
hasta simples ventajas competitivas generadas muchas veces por acuerdos comerciales entre los mismos países o bloques intervinientes.
Los principales importadores de ganando en pie son en primer lugar Estados Unidos, con México como principal proveedor por encontrarse justamente enmarcado bajo en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte
(TLCAN) junto a Canadá. Luego de Estados Unidos, el segundo importador mundial de ganando en pie es
Turquía cuyos mayores proveedores son Uruguay, Brasil, Unión Europea y en menor medida Australia. Seguidamente, aunque a miles de cabezas de distancia, se encuentran Egipto, Canadá, China y Rusia, entre otros actores de menor relevancia.
Claramente, el mercado mundial de ganado en pie se caracteriza por estar muy concentrado en pocos jugadores. Quitando Estados Unidos, que se abastece mayoritariamente intra-bloque, Turquía se convierte por
lejos en el principal demandante del mercado abierto.
Por el lado de la exportación, también son acotados los países proveedores por lo que, el atractivo del negocio, es altamente sensible a las variaciones de oferta.

El comercio mundial de ganado y carne vacuna se encuentra en uno de los momentos de mayor crecimiento de los últimos años. De acuerdo a los datos
publicados por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) el incremento registrado por el comercio mundial de carne vacuna en 2018 fue del 6%, al pasar de 9,96 millones de toneladas peso producto exportadas en 2017 a 10,55 millones de toneladas en 2018. Sin embargo, el comercio mundial de ganado bovino en pie, experimentó una expansión
del 19% durante el mismo período, pasando de 4,86 millones de cabezas a 5,78 millones en 2018. Sucede que la demanda mundial de carnes parece no haber hallado aún su nivel de equilibrio, en especial, luego de la fenomenal crisis que hoy está sufriendo China y gran parte del sudeste asiático, tras la expansión de la fiebre porcina.
¿Pero qué pide el mundo concretamente? La respuesta depende del mercado: Si bien existen mercados cada vez más demandantes de cortes de
alto valor, desarrollados bajo un concepto de marca y certificación de procedencia, también los hay para quienes demandan cortes netamente orientados al abastecimiento de consumos menos sofisticados.
En este marco también existe un flujo que, lejos de tender a extinguirse, pareciera cobrar cada vez mayor relevancia y es la exportación de ganado en pie para su industrialización en destino.