La sequia llevo a crecer la faena de hembras

La actividad industrial de los frigoríficos concluyó 2022 un un total de se faenaron 13,5 millones de cabezas vacunas, volumen que presentó 3,9% mayor al de 2021.

“El incrementó de los animales enviados a faena en 2022, obedeció, sin dudas, a la persistencia de las actuales condiciones climáticas, apenas modificadas por las precipitaciones del viernes último, situación que mantiene la preocupación entre los productores ganaderos”, advirtió la Cámara del Comercio, Industria y Afines de la Carne.

En tanto que la producción de carne vacuna totalizó 3,13 millones de tn r/c/h en 2022, un 5,1% mayor a la de 2021, indicó el último informe de la Ciccra.
El incremento interanual se explicó tanto por una mayor faena de animales como por un mayor peso promedio (232 kilos promedio en gancho, +1,1% anual).

Los factores

Es, justamente la sequía, la que impulsa una mayor oferta de hacienda hacia la industria factor que mantiene los precios de la hacienda en niveles bajos y desde Ciccra aseguran que no se producirá una suba importante en los valores que el consumidor paga.

“La intensificación de la seca que afecta a las regiones productoras de la Argentina viene forzando el envío de hacienda a faena”, asegura el informe de la Entidad que nuclea a la industria frigorífica que abastece al consumo interno
Según las proyecciones climáticas de los especialistas las condiciones de poca humedad y la falta de lluvias se extenderán hasta el segundo trimestre del año, aseguran desde Ciccra, razón por la que se espera una lenta mejoría de los precios y recién “y sobre fin de año el aumento del precio de la carne alcanzará porcentajes elevados, que rondarán entre 70% y el 100% por encima de los valores actuales”

Sólo a partir de la normalización del régimen pluvial los precios empezarán a corregirse, muy suavemente al principio, asegura el informe de la Cámara .

En el último mes del año, la industria frigorífica continuó con el incremento del número de cabezas faenadas, por quinto mes consecutivo.

Pérdida de valor

Por otra parte, se debe agregar la significativa pérdida de valor que tuvieron los cortes vacunos a nivel internacional desde abril de 2022 en adelante.

Esa tendencia ya venía impactando negativamente sobre el valor de la hacienda en pie y, sobre la rentabilidad de la producción, sumado a una mayor participación de las hembras en la faena total.

La faena de hembras representó el 45% del total faenado
En diciembre de 2022 la faena ascendió a 1.218.000 cabezas de hacienda vacuna. La actividad industrial sectorial aumentó 6,3%, respecto de la registrada en noviembre y si se toman los datos corregidos por el número de días laborables el incremento fue del 6,6% mayor con respecto a diciembre de 2021.

La faena de hembras representó 45,0% de la faena total en diciembre del año pasado. Fue el ratio más elevado de los últimos tres diciembre, pero todavía se mantuvo en el límite superior del intervalo consistente con el sostenimiento del rodeo vacuno y resultó similar al promedio de los diciembre de los últimos veinticinco años.

En diciembre de 2022 se produjeron 277 mil toneladas res con hueso (tn r/c/h) de carne vacuna. En relación a noviembre el incremento fue de 4,0% corregido por el número de días laborables, explicado en su totalidad por el mayor número de cabezas faenadas, en tanto que el peso promedio en gancho descendió de 233 a 228 kilogramos de las medias res.

La faena por región

Al desagregar geográficamente la faena de hacienda vacuna, en 2022 la provincia de Buenos Aires concentró 50,7% del total; seguida por Santa Fe y Córdoba, las que concentraron 17,1% y 7,1% del total en el último año, respectivamente.

Ambas jurisdicciones mantuvieron su participación con relación al año previo, pero en el caso de Santa Fe (y al igual que Buenos Aires) perdió peso relativo con respecto a 2019 (-1 punto porcentual).

De esta forma, el conjunto de las tres grandes productoras de carne vacuna pasaron de faenar 76,7% del total de cabezas en 2019 a 74,8% en 2022.

Desde el punto de vista regional, 50,7% de la faena total de 2022 se realizó en Buenos Aires, 31,5% en la región Centro (Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y La Pampa), 6,7% en el Noroeste, 4,3% en Cuyo, 4,0% en el Noreste y 2,8% la Patagonia.

En 2022 la industria frigorífica produjo un total de 3,13 millones de tn r/c/h de carne vacuna. En relación a 2021 la producción creció 5,1%, es decir que se generaron 15.400 mil tn r/c/h más de carne vacuna.

Exportaciones

Del total producido 2022, el volumen exportado habría llegado a 900,0 mil tn r/c/h. Esto representaría un incremento de 12,1% anual, en gran medida explicado por la baja base de comparación que estableció 2021, producto de las restricciones implementadas por el gobierno nacional ya analizadas en Informes anteriores.

De esta manera, en el año que acaba de finalizar el volumen de carne vacuna enviado al mercado interno habría totalizado 2,233 millones de tn r/c/h. En comparación con 2021 implicaría un incremento de 2,5%.

En diciembre de 2022 el consumo per cápita de carne vacuna habría sido equivalente a 47,2 kg/año, al considerar el promedio móvil de los últimos doce meses, superando en 1,1% al de diciembre de 2021 (+0,51 kg/hab/año).

Cifras oficiales

Según el INDEC el nivel general del Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró un incremento de 5,3% mensual en el Gran Buenos Aires en el último mes del año y acumuló una suba de 95,2% con respecto a diciembre de 2021. En tanto, el promedio de los doce meses de 2022 se ubicó 73,1% por encima del promedio correspondiente a 2021.

Entre los alimentos y bebidas, nuevamente la carne vacuna registró variaciones inferiores al promedio general. Según el organismo oficial, entre noviembre y diciembre del año pasado los principales cortes vacunos tuvieron un incremento promedio de alrededor de 1,8%, llevando la suba interanual a 42,2%.

Con datos del INDEC, en diciembre de 2022 el precio del asado fue el que más aumentó con relación al mes previo, 5,5% (según IPCVA, 2,5%).

En tanto, entre diciembre de 2021 y diciembre de 2022 los precios de los principales cortes vacunos relevados por el INDEC tuvieron alzas entre 37,7% y 45,2%, respectivamente, lo que arrojó un incremento promedio de 42,2%.

En relación al nivel general del IPC-GBA, que subió 95,2% en doce meses, el valor promedio de los principales cortes de carne vacuna exhibió un descenso de 27,1% en el último año. La misma caída registró el valor promedio de los cortes vacunos según el IPCVA.

Por su parte, el precio del pollo entero registró un incremento similar al del nivel general del IPC-GBA para ambas instituciones (95,5% para INDEC; 97,9% para IPCVA).

En consecuencia, en promedio los cortes de carne vacuna se abarataron frente al pollo entero alrededor de 27,5% entre diciembre de 2021 y diciembre de 2022
Fuente: ND