Prohíben fumigaciones a menos de 800 metros en la ciudad de Sastre

Lo dictaminó el juez en lo Civil, Comercial y Laboral Nº 1 de Rafaela, Duilio Hail, mediante una medida cautelar. La sentencia es únicamente para aspersiones terrestres. Vecinos autoconvocados celebraron la disposición que catalogaron como “histórica”. La disposición no cayó bien en el sector agropecuario.

El pasado miércoles se conoció el fallo dictaminado por Duilio Hail, juez en lo Civil, Comercial y Laboral Nº 1 de Rafaela, a través del cual se dispuso una medida cautelar que prohíbe aplicaciones terrestres en un radio inferior a los 800 metros desde el límite del ejido urbano en la ciudad de Sastre.

La sentencia se enmarca en un reclamo presentado en el mes de noviembre del año pasado en los Tribunales de la localidad de San Jorge por Sonia González mamá de Zoe, una pequeña de dos años que se encuentra con tratamiento oncológico y reside frente a una zona de explotación agropecuaria . La medida estará vigente hasta que se tramite el juicio contra el Municipio. La sentencia no cayó bien entre productores. En tanto, vecinos celebraron la resolución y pidieron a la población “denunciar fumigaciones que vayan contra la ley”.

Son 11 hojas las que componen la resolución de Hail. El fallo fue en el marco del juicio de amparo contra el Municipio sastrense. Vecinos autoconvocados, quienes llevan adelante la lucha para alejar las aspersiones con agroquímicos del casco urbano, habían solicitado la suspensión de las fumigaciones terrestres a 1.000 de distancia desde la finalización de la zona urbana con todo tipo de agroquímico. Sin embargo, el juez dispuso, como medida cautelar y mientras transcurra el juicio, la prohibición de fumigar con productos fitosanitarios a menos de 800 metros con métodos terrestres, a contar desde el límite de la planta urbana de Sastre, recordando además que se encuentra vigente la prohibición de realizar aplicaciones aéreas a menos de 3 mil metros del mismo límite.

En la sentencia, que se conoció el jueves, se tuvo en cuenta que la fiscal sostuvo que “con relación a las fumigaciones aéreas el drástico incremento de la distancia de prohibición ahora de 3000 metros provoca procesalmente que la cuestión devenga abstracta por satisfacción de lo solicitado. Pero, a distinta conclusión llega con relación a las fumigaciones de tipo terrestres afirmando que el límite ahora expuesto por la nueva ordenanza 200 metros resulta aún inadecuado y se contrapone con la ley provincial 11.273 y su decreto reglamentario 552/97 “según las cuales la distancia mínima de prohibición debería ser de 500 metros” y que las fumigaciones dentro de ese perímetros solo se permiten de modo excepcional”.

Resolución

De acuerdo a la resolución, el juez refutó los avances judiciales interpuestos por el Ejecutivo sastrense y los productores. Entre otros, remarcó que a lo largo del proceso y durante largos meses de debate, se había aprobado en 2019 una ordenanza municipal con el objetivo de hacer caer el amparo presentado en los Tribunales de la ciudad de San Jorge a fines de septiembre del año pasado. “Ordenar a modo cautelar y por el plazo indicado la prohibición de aplicar fumigaciones terrestres con todo tipo de agroquímicos en el radio de 800 metros a contar desde el límite de la planta urbana de la localidad de Sastre”, sentencia el escrito de Hail.

El magistrado consideró también para el decretar la medida cautelar “los pronunciamientos jurisprudenciales vigentes en nuestro medio, tal como el fallo: Peralta Viviana c/ Municipalidad de San Jorge s/Amparo de la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo civil y comercial de Santa Fe y la sentencia del STJ de la vecina provincia de Entre Ríos en °Foro ecologista de Paraná y otro c/ Superior Gobierno de la Provincia de Entre Rios s/ Amparo, así, considero que con los elementos aportados en este debate cautelar resulta coherente con la línea judicial indicada fijar un perímetro de exclusión para fumigaciones terrestres de 800 metros a contar desde el límite de la planta urbana de la localidad de Sastre”.

La medida se mantendrá vigente, de acuerdo a la ley provincial 10.456, hasta que se conozca una sentencia firme o a los noventa días de su despacho, salvo que sea revocada con antelación.

El fallo no cayó nada bien en el sector agropecuario considerando el momento que transita el campo pleno período de cosecha gruesa en marcha . En total, con la prohibición de 800 metros para realizar aplicaciones terrestres, quedaría afectadas aproximadamente 1.000 hectáreas de la colonia Sastre.

Vecinos celebraron la medida

Los vecinos autoconvocados de Sastre, agrupados en Unión Ciudadana por la Vida y el Ambiente, emitieron rápidamente tras conocer el fallo un comunicado de prensa mediante el cual informaron sobre la nueva disposición. “Queremos poner en conocimiento de toda la comunidad que el día 5 de febrero, el juez de Distrito de Rafaela, Duilio Hail, dictó una resolución en el juicio de amparo ambiental que más de 40 vecinos estamos llevando adelante con el patrocinio de la Defensoría General de la provincia de Santa Fe, con el fin de alejar a una distancia razonable de la población las fumigaciones con agroquímicos, defendiendo la salud de la comunidad”.

En el mismo parte aseguran que la medida, “de carácter histórico”, tiene vigencia automáticamente a partir de las notificaciones que se estuvieron cursando entre el miércoles y el viernes último a las partes involucradas. “Celebramos que, aunque fuere con demora a raíz de distintas alternativas acontecidas en el transcurso del proceso que serán objeto de análisis y explicación en otra oportunidad, toda la población de Sastre obtenga algo de alivio a tantos padecimientos causados por las fumigaciones cercanas”.

Asimismo, el grupo convocó a la población “a estar atentos y denunciar cualquier hecho violatorio de la orden judicial, a los productores a tomar conciencia y respetar las leyes y los mandatos judiciales y a la Municipalidad a revertir la postura asumida tanto en la ciudad como dentro del juicio de amparo”.

Para cerrar, indicaron que toda la población será la beneficiada, incluso aquellos que se opusieron a sus peticiones. “Es necesaria la colaboración de todos, especialmente de los funcionarios”, deslizaron.

Una ordenanza que se cae

En la cabecera del departamento San Martín la aprobación de una nueva ordenanza a fines de septiembre de 2019 había llegado luego de más de un año de un fuerte debate interno en el Concejo que se trasladó a la ciudadanía. Por el recinto, en todo ese período, pasaron médicos e ingenieros agrónomos para exponer sus conocimientos y arrojar información previa que les permita a los ediles tomar nota para la elaboración del proyecto definitivo. Luego del proceso, el cuerpo legislativo de la ciudad de Sastre había aprobado la nueva ordenanza de fitosanitarios. La iniciativa establecía 200 metros a partir del final del ejido urbano libre de fumigaciones y, a partir de ese punto y por otros 1000 metros más, habilitaba la aplicación de productos moderadamente peligrosos (banda verde y azul).

Asimismo quedaba totalmente prohibido el uso de líquidos de banda roja. También se mantenía la distancia para aplicaciones aéreas dentro de los 3.000 metros y las realizadas de manera nocturna. En tanto, y a partir de ese momento, los productores debían basarse en una tabla sobre las condiciones climáticas (temperatura, humedad y velocidad de los vientos) antes de iniciar las tareas. Se preveían multas económicas muy fuertes para quienes violaban la ley. Y otro de los puntos destacados era la disposición de una franja horaria habilitada para realizar aplicaciones de acuerdo a la época del año.

La situación había creado una fuerte grieta en la sociedad. Hubo marchas de vecinos autoconvocados para pedir el alejamiento de las aplicaciones del casco urbano. También desde el sector agropecuario se realizaron manifestaciones solicitando que el Concejo contemple los campos cercanos que se verían afectados. Todo tipo de profesionales y organismos llegaron a la ciudad para dictar charlas al respecto. Médicos e ingenieros agrónomos fueron convocados al recinto para dar su punto de vista. A fines de agosto del 2018 la intendente del Municipio, María del Carmen Amero, había vetado un proyecto previo sancionado por el cuerpo legislativo.